La próxima vez que vaya a su bar favorito, observe a su músico predilecto. Si no tiene uno, comience a buscarlo. Sea todo lo exigente que quiera, no se conforme con lo primero que escuche. Muchos observan al cantante o al guitarrista. Los bateristas no se quedan atrás. Y luego ya vienen todos los demás. No importa,...